Los adolescentes y las tarjetas de crédito

A los adolescentes les encanta gastar dinero. Las compañías de tarjetas de crédito se han dado cuenta y están haciendo todo lo posible para atraerlos. Aunque algunas leyes impiden que sus hijos saquen tarjetas de crédito sin su permiso, eso no les impide molestarlo constantemente para que les consiga su propia tarjeta.

Las compañías de tarjetas de crédito han estado persiguiendo a los adolescentes y diseñando tarjetas de crédito para que puedan “aprender” sobre el sistema de crédito. Y aunque la mayoría de los adolescentes no entienden completamente las repercusiones del uso de una tarjeta de crédito y el impacto que puede tener en su futura situación financiera, más adolescentes están trabajando y gastando su propio dinero. Las compañías de tarjetas de crédito creen que se han sacado la lotería.

Eso significa que es importante que los padres ayuden a los adolescentes a entender el costo del crédito y cómo usarlo sabiamente, desde el principio. Los siguientes consejos pueden ayudarlo a dar a sus hijos adolescentes un buen comienzo con el crédito.

Consejo No. 1: Considere PRIMERO para su hijo adolescente una cuenta corriente para ayudarle a dominar lo básico

Además de proporcionarle el poder de supervisión de la cuenta, una cuenta corriente proporcionará a sus hijos adolescentes una formación financiera práctica. Los adolescentes pueden aprender a equilibrar su presupuesto y a controlar sus gastos. Este curso introductorio es crucial para prepararlos para las tarjetas de débito y crédito. Les enseñará los términos bancarios clave. Las buenas prácticas bancarias llevarán a las buenas prácticas de crédito.

Consejo No. 2: Enséñeles a mantener sus tarjetas seguras y a ocultar el PIN secreto

Los adolescentes deben aprender que una tarjeta de cajero automático es dinero en efectivo y deben ser tratados como tal. Aunque tienen el aspecto de una tarjeta de crédito, tienen un PIN secreto que debe mantenerse en secreto. Si las tarjetas de crédito o de cajero automático se pierden o son robadas, se debe informar inmediatamente a la compañía de la tarjeta de crédito o al banco. Revise las compras y los resúmenes de cuenta detalladamente para asegurarse de que todas las compras están autorizadas y que los hackers no se han apoderado de su tarjeta.

 

Consejo No. 3: Una vez que hayan tenido suficiente entrenamiento, consiga una tarjeta de crédito de una tienda minorista o de un banco local

Una vez que sus hijos adolescentes hayan dominado lo básico de llevar el control del dinero en el banco, pueden introducir una tarjeta de crédito. Los padres pueden solicitar una tarjeta de crédito conjunta en una tienda o en un banco local. Deje claro que no es dinero gratis y que tiene que ser devuelto con intereses. Deles una lección sobre los tipos de interés y cómo se calculan. Enfatice la importancia de pagar el saldo total antes de que expire el período de gracia. Anime a sus hijos adolescentes a que siempre lean y entiendan los términos de su tarjeta. Los mensajes clave e importantes pueden estar enterrados ahí.

Consejo No. 4: Asegúrese de que entiendan el propósito de la tarjeta de crédito

Su hijo adolescente debe saber que la tarjeta está reservada para emergencias o que es para propósitos específicos, como artículos escolares, ropa o zapatos. Establezca una cantidad de dinero para cada propósito. Superar ese límite debe ser motivo de castigo o confiscación de la tarjeta. Superar el límite de crédito es un signo revelador de que su hijo no está listo para las tarjetas de crédito.

Consejo No. 5: Enséñeles que sólo porque se les ofrezca, no significa que tengan que aceptarla

Cuando su hijo cumpla 18 años o incluso antes de cumplirlos, las ofertas de tarjetas de crédito bombardearán su buzón y como los adolescentes pueden solicitar su propia tarjeta en su cumpleaños número 18, los padres deben estar especialmente atentos. Si usted o su adolescente decide aceptar una oferta y solicitarla, asegúrese de que el emisor de la tarjeta de crédito divulgue completamente las leyes federales.

Afortunadamente, la nueva legislación impide que cualquier persona menor de 21 años obtenga crédito por su cuenta a menos que pueda demostrar que recibe ingresos de algún tipo de empleo. Los bancos también están obligados a revelar los costos, como las cuotas anuales y los cargos financieros. Esto ayuda a los adolescentes a evitar las trampas de deuda para los nuevos usuarios de crédito que han causado tantos problemas en el pasado.

Consejo No. 6: Explique la importancia de un buen historial de crédito

El puntaje de crédito de su hijo adolescente determina su capacidad de crédito. Se debe enseñar a los adolescentes la importancia del puntaje de crédito y las repercusiones de un mal historial de crédito. El gobierno federal ordena que todos puedan obtener un reporte de crédito gratuito anualmente, así que enseñe a sus adolescentes cómo sacar sus reportes y cómo interpretar los resultados. Revisen si hay errores y reporten cualquier inexactitud a las agencias de crédito.

Consejo No. 7: Haga que ellos paguen la cuenta

Por lo general, los adolescentes son más laxos con el gasto de su dinero y muestran más moderación al gastar el suyo. Si sus hijos adolescentes tienen un trabajo o reciben una asignación, una buena manera de enseñarles responsabilidad es hacer que paguen saldos parciales o totales de sus tarjetas de crédito. Hacerlo les enseñará a apreciar el valor del dinero.

Consejo No. 8: Internet, los adolescentes y las tarjetas de crédito pueden ser una combinación inquietante

El alcance gratuito de Internet combinado con la conveniencia de comprar con tarjeta de crédito puede ser una receta para el desastre. Controle los sitios que sus hijos están visitando y los pedidos que están haciendo en línea. Enséñeles a discernir los sitios creíbles ya que los hackers están constantemente al acecho en las sombras de Internet. Revise siempre los estados de cuenta de las tarjetas de crédito con sus hijos adolescentes.

Consejo No. 9: Enséñeles a retrasar la gratificación instantánea

Hoy en día poseer una tarjeta de crédito se considera una necesidad o incluso un ritual de paso de etapa. Nuestros hijos adolescentes son bombardeados con mensajes que los obligan a comprar ahora y pagar después. Enseñe a sus hijos adolescentes a retrasar esa gratificación y anímelos a ahorrar para comprar lo que necesitan. Si no pueden pagar en efectivo, ¡entonces no pueden permitírselo! Recuerde que sus hijos adolescentes lo están observando, así que use su propio crédito sabiamente.

Salve a sus hijos adolescentes de la futura ruina financiera

¿Usted o sus hijos adolescentes se han vuelto locos por las tarjetas de crédito y necesitan una salida de la deuda? Si el uso desmedido de tarjetas lo han dejado ahogado en deudas, llame a Consolidated Credit para solicitar ayuda al (844) 330-5612. Nuestros consejeros de crédito están listos para tomar su llamada.